El ejercicio de las relaciones públicas en tiempos de pandemia

Fabiola Martinez, senior PR executive, Mexico

Mucho se ha hablado de la COVID- 19, y no es para menos, sin duda, la pandemia nos ha cambiado la vida a todos. Sin embargo, poco se ha dicho de lo positivo que podemos tomar de ella.

Es cierto que nos hemos visto en la necesidad de apartarnos de las personas, no es posible la cercanía física, pero por increíble que parezca, la tecnología nos ha ayudado a unirnos y conectar.

El mundo se detuvo, pero lo que lo ha mantenido girando, es la tecnología. Las ya existentes pero renovadas plataformas de comunicación a distancia, como videollamadas, salas de conferencia, entre otras, resurgieron y se fortalecieron, y así como han sido el eje de la comunicación a nivel personal, también lo han sido para las organizaciones.

De acuerdo a la OCDE, el aumento del uso del internet en los países que la integran, ha aumentado en 60%. Del mismo modo, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inegi), señala que en 2019, 6 de cada 10 personas utilizaba el internet para hacer llamadas o videollamadas, 27% jugaban en línea y 22% realizaban compras por esta vía; durante el 2020, se ha intensificado tanto el uso como la frecuencia en estas actividades, tanto de manera personal como para estudiar o trabajar.

Las herramientas para la comunicación a distancia han cobrado una relevancia inesperada, pero sobre todo, indispensable, especialmente si hablamos de empresas, comunicación, relaciones públicas y engagement.

En esta nueva normalidad, para las marcas, la tecnología y las relaciones públicas, son dos aliadas que ya no se conciben sin que vayan de la mano. Los esfuerzos de las empresas ahora se dirigen a la oferta de soluciones que nos hagan ver y enfrentar el mundo de diferente manera. Una vida que ya es distinta para siempre tras el paso de la Covid- 19.

El ejercicio de las relaciones públicas, acompañadas de la tecnología, ha permitido una cercanía entre públicos como no habíamos visto antes. Esto se traduce también en una creación de contenido sin precedentes, y en una nueva forma de compartir conocimientos y experiencias.

Los eventos virtuales permiten a ejecutivos, medios de comunicación y otros stakeholders mantener una interacción que quizá no existía de manera presencial, además es una oportunidad de tener más encuentros de los que se podían atender antes de la pandemia.

En el caso de los periodistas, quizá sea una oportunidad de estar más en contacto con ejecutivos, contenidos de valor y público en general. Los eventos vía web, efectivamente, han incrementado, pero ello ha permitido mayor presencia de prensa en cada uno de ellos, facilitando la labor periodística puntual, de calidad y que beneficie a todas las partes.

Es aquí donde los profesionales de la comunicación y relaciones públicas deberán afinar los mensajes, sabiendo detectar mejor que nunca, en qué momento es mejor emitirlo. El momento oportuno para hablar de lo que verdaderamente importa.

Lo que es un hecho, es que nos encontramos frente a una evolución tecnológica global. Lo relevante es no permanecer inmóvil ante el cambio, por el contrario, aprovechar cada oportunidad que estas nuevas formas de comunicación nos ofrecen.

Las empresas deben ser parte de este proceso evolutivo, y sobre todo, no perder de vista que tienen al público más cerca que nunca.